Soy dueño de un inmueble alquilado ¿qué gastos me puedo deducir en la Renta?

05
May
2014
Categoría: Fiscal

Si eres propietario de un inmueble y lo tienes arrendado, es importante saber que puedes deducirte determinados gastos inherentes a dicho alquiler, reduciendo tu rendimiento de capital inmobiliario, y por tanto, la base imponible de tu renta.

Serán deducibles en el IRPF, todos los gastos necesarios para la obtención de los rendimientos de capital inmobiliario:

  • Intereses y gastos de financiación de los capitales ajenos invertidos en adquirir o mejorar el inmueble.
  • Gastos de conservación y mantenimiento: pintado, arreglo de instalaciones…
  • Gastos de sustitución de elementos: instalaciones de calefacción, puertas de seguridad…
  • Tributos y tasas, como por ejemplo, IBI, tasas de basuras, alumbrado… siempre que no tengan carácter sancionador.
  • Impago de los inquilinos, siempre que el deudor esté en situación de concurso y hayan pasado más de 6 meses del vencimiento de la deuda.
  • Primas de seguros: de responsabilidad civil, incendio, robo, rotura de cristales… cuyo objeto sea el inmueble.
  • Gastos de suministros: luz, agua, gas natural…
  • Gastos ocasionados de la formalización del contrato de arrendamiento y defensa jurídica relativa al inmueble.
  • Gastos de comunidad, portería, vigilancia, administración…
  • Amortización del inmueble, 3% del mayor de los siguientes valores:
    • Importe de adquisición, incluidos gastos de notario, impuestos, registro…) sin incluir el valor del suelo.
    • Valor catastral, excluido el valor del suelo.
  • Amortización de los bienes mobiliarios cedidos con el inmueble, se aplicará un 10% del valor de adquisición de las instalaciones, mobiliario y enseres (justificación mediante factura de compra a nombre del titular)

La cuantía máxima de los intereses, gastos de financiación, conservación y sustitución de elementos no podrá superar el importe de los rendimientos obtenidos en cada inmueble. Si el importe de estos gastos exceden a la cantidad máxima, se podrá aplicar en los cuatro años siguientes.

Cuando el inmueble no haya sido arrendado el año completo, los gastos a deducir serán los que correspondan al numero de días del año en el que el inmueble a estado alquilado.

No serán deducibles los pagos ocasionados por siniestros ocurridos en el inmueble que den lugar a disminuciones en el valor del patrimonio del contribuyente, Tampoco serán deducibles el importe de las mejoras efectuadas en los bienes, aunque si se podrán recuperar por medio de las amortizaciones.

Puede que también te interese:

Arrendamiento de viviendas: Rendimiento de capital inmobiliario o de actividades económicas.

Para más información, no dudes en dejarnos un comentario y te contestaremos lo antes posible.

Print Friendly, PDF & Email

Si te ha parecido interesante este artículo suscribete para recibir los proximos

No hay comentarios


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies