Recargo de equivalencia

10
Feb
2015
Categoría: Fiscal

El recargo de equivalencia es un régimen especial de IVA que afecta, principalmente, a las empresas que se dedican al comercio minorista, uno de los sectores más importantes en nuestro país, constituyendo más del 5% del PIB total de la economía española.

¿Qué es?

El recargo de equivalencia es un régimen especial de IVA de aplicación obligatoria.

¿A quién se le aplica?

A comerciantes minoristas, personas físicas, sociedades civiles o comunidades de bienes, que venden habitualmente productos sin realizarles ninguna transformación y que más del 80% de sus ventas son a consumidores finales.

Sin embargo, hay algunas actividades que aun cumpliendo estos requisitos no aplican el recargo de equivalencia, estas son: venta de vehículos y recambios, de joyas, de prendas de vestir de piel, de productos petrolíferos, objetos de arte y antigüedades.

¿En qué consiste?

Los proveedores de los comerciantes están obligados a repercutir tanto el IVA habitual de la operación, como el recargo de equivalencia en las facturas que les emita, e ingresarlo a Hacienda mediante las declaraciones trimestrales del IVA.

¿Cómo se calcula el recargo de equivalencia?

El recargo de equivalencia se calcula aplicando a la base imponible el tipo de recargo que corresponda, en función del producto que se comercializa:

  • Artículos al tipo general del 21%: recargo del 5,2%
  • Artículos al tipo reducido del 10%: recargo del 1,4%
  • Artículos al tipo supe reducido del 4%: recargo del 0,5%

¿Qué obligaciones tienen los comerciantes en recargo de equivalencia?

  • Comunicar a los proveedores el hecho de estar sometido a este régimen especial de IVA, con el fin de que estos puedan aplicarlo.
  • No tienen que presentar declaraciones de IVA por las operaciones de este régimen. Si tendrán que declarar las adquisiciones intracomunitarias, las operaciones de inversión de sujeto pasivo o entregas de inmuebles sujetas y no exentas.
  • No están obligados a llevar libros de IVA, salvo que realicen actividades en otros regímenes.
  • No están obligados a expedir factura por las ventas realizadas, excepto si sus clientes se la solicitan.

¿Qué ventajas presenta el recargo de equivalencia?

  • La principal ventaja es la simplicidad de la gestión de la actividad. El comerciante no tendrá que presentar declaraciones trimestrales ni anuales de IVA, a cambio de pagar el recargo de equivalencia incluido en la factura del proveedor.
  • Es compatible tanto con el método de estimación directa como con el método de estimación objetiva del IRPF. El comerciante podrá elegir el método que más le interese para el IRPF.

¿Y los inconvenientes?

  • El IVA y el recargo de equivalencia de las compras, al no ser deducible, incrementa los costes de adquisición de los artículos, haciendo que estos sean menos competitivos.
  • Tampoco se podrá recuperar el IVA soportado por las inversiones realizadas en el comercio minorista.
  • Es un régimen de aplicación obligatoria, por lo que el comerciante no puede elegir si acogerse o no a él.

Puede que también te interese: 

¿Cuándo constituirse como empresario individual o autónomo?

¿Cuándo constituirse como comunidad de bienes?

Para más información, no dudes en dejarnos un comentario y te contestaremos lo antes posible.

Print Friendly, PDF & Email

Si te ha parecido interesante este artículo suscribete para recibir los proximos

No hay comentarios


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies