Obligaciones y beneficios fiscales del arrendador de un inmueble para uso de vivienda habitual de un particular.

03
Mar
2015
Categoría: Fiscal

Las obligaciones y las deducciones fiscales a las que tiene derecho del propietario de una vivienda alquilada puede variar en función de las características de dicho arrendador: éste puede ser un particular, una persona física que se dedica profesionalmente al arrendamiento de viviendas o una empresa, pero también de las características del arrendatario, ya sea un particular o una empresa.

En esta entrada nos vamos a centrar en las obligaciones tributarias que adquiere una persona particular, propietaria de un inmueble, cuando decide arrendarlo a otra persona física para uso de vivienda habitual.

  1. Depositar la fianza en la oficina que corresponda.

El arrendador de la vivienda debe depositar la fianza de un mes, que le ha entregado el inquilino, en el la oficina pública que corresponda a cada Comunidad Autónoma. El plazo para depositarla será de 30 días hábiles desde la firma del contrato.

  1. Declarar los rendimientos del alquiler en la Declaración de la Renta de las Personas Fisicas.

Cuando el arrendador no se dedica profesionalmente a arrendar inmuebles, los rendimientos obtenidos por dicho alquiler constituyen para el propietario un rendimiento de capital inmobiliario, dicho rendimiento debe ser declarado ante Hacienda con el modelo 100 (Declaracion de la Renta de las Personas Físicas).

Para calcular el rendimiento obtenido habrá que restar a los ingresos los gastos deducibles y aplicar las reducciones a las que tenga derecho.

  1. Gastos deducibles: todos los gastos necesarios para la obtención de los ingresos, incluidas la amortización de la vivienda y de los bienes cedidos en el arrendamiento.
  2. Reducciones del rendimiento:
    1. Reducción del 60% del rendimiento neto (ingresos menos gastos), por ser un arrendamiento de vivienda habitual.
    2. Reducción del 100% del rendimiento neto, cuando el inquilino es menor de 30 años y posea unos ingresos superiores al IPREM (esta reducción queda suprimida a partir del 1 de enero de 2015).
    3. Reducción del 30% del rendimiento neto cuando los rendimientos tengan un periodo de generación superior a 2 años y de forma irregular en el tiempo.
  1. No está obligado a emitir factura al inquilino.

El arrendador no está obligado a emitir factura por los ingresos recibidos del arrendatario, si bien, tendrá que entregar un recibo o justificante del pago de la mensualidad cuando este se realice en métalico.

  1. Esta exento de IVA.

Al ser un alquiler de vivienda habitual a un particular, este servicio está exento de IVA, por lo que el arrendador queda exonerado de presentar declaraciones trimestrales y anuales de IVA.

  1. Esta exento de practicar retención del IRPF y de presentar pagos fraccionados del IRPF.

Al ser un arrendamiento de vivienda, no hay que practicar retención del IRPF. Si habría que practicala en el caso de que el aquiler fuera para uso distinto de vivienda y estuviera afecto a una actividad económica.

Tampoco tiene que presentar pagos fraccionados de IRPF ya que el propietario es un particular que no tiene como actividad profesional el arrendamiento de inmuebles.

 

Puede que también te interese:

Arrendamiento de viviendas: ¿capital inmobiliario o actividad económica?

Soy dueño de un inmueble alquilado ¿qué gastos me puedo deducir en la Renta?

 

Para más información, no dudes en contactar con nosotros y te contestaremos lo antes posible.

Print Friendly, PDF & Email

Si te ha parecido interesante este artículo suscribete para recibir los proximos

No hay comentarios


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies