Empresario individual o autónomo

01
Oct
2014
Categoría: Fiscal / Jurídico

Cuando un emprendedor decide iniciar una actividad económica, una de las primeras decisiones que debe tomar es la forma jurídica con la que va a desarrollar su proyecto. Sin duda, esta elección debe ser estudiada y analizada minuciosamente, con el fin de elegir la mejor opción, la que mejor se adecue a las características de su negocio.

En este artículo vamos a hablar de la forma jurídica del empresario individual o, como es más conocido, del autónomo, sus características y sus ventajas e inconvenientes y sus peculiaridades, ya que es una de las formas jurídicas más utilizadas en nuestro país, fundamentalmente por comercios al por menor y profesionales como peluqueros, electricistas, fontaneros, etc.

 

¿Qué es un empresario individual?

Un empresario individual o autónomo es una persona física que realiza de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo.

 

¿Qué características tiene el empresario individual o autónomo?

  • El empresario individual es el titular de la actividad económica que realiza.
  • Responde personalmente de todas las obligaciones que contraiga con la empresa.
  • No existe diferenciación entre el patrimonio de la empresa y su patrimonio personal.
  • Los trámites de constitución se inician al comienzo de la actividad empresarial.
  • El empresario individual, normalmente, está relacionado con el autoempleo, siendo,  simultáneamente, propietario y trabajador de la empresa.
  • Posee el control total de la gestión de la actividad, siendo el propietario de la misma.

 

¿Qué ventajas presenta el empresario individual frente a las demás formas jurídicas?

  • Los trámites y gestiones de constitución son sencillos, rápidos y baratos.
  • Posee el control total de la actividad desarrollada.
  • No requiere de un capital legal mínimo para su constitución.
  • Esta forma jurídica es óptima para pequeñas empresas debido a la facilidad de gestión y dirección de la misma.
  • Es la forma que menos gestiones y trámites administrativos ha de hacer para la realización de su actividad.
  • En algunos casos, puede optar entre varios sistemas fiscales del IRPF e IVA y elegir el que más le interese.

 

¿Y sus inconvenientes?

  • La responsabilidad del empresario es ilimitada y responde con su patrimonio personal frente a las deudas de la actividad.
  • Si los rendimientos obtenidos de la actividad son elevados, posiblemente, el empresario individual tribute un importe mayor al de una persona jurídica.

 

¿Cuándo es más óptima esta forma jurídica?

Es difícil señalar en qué situaciones es recomendable constituirse como empresario individual o autónomo, ya que cada proyecto es único, aunque existen algunos patrones que nos pueden ayudar en esta elección.

  • Cuando el emprendedor sea el único participe en el proyecto.
  • Cuando el emprendedor sea, simultáneamente, trabajador en la empresa.
  • Cuando las necesidades de inversión del proyecto no sean muy elevadas.
  • Cuando la actividad conlleva pocos riesgos.
  • Cuando la empresa sea de reducida dimensión.
  • Cuando los rendimientos obtenidos por la actividad no sean muy altos.

 

Puede que también te interese:

Trámites de constitución para un autónomo

Criterios para elegir la forma jurídica de la empresa

 

 

Para más información, no dudes en contactar con nosotros y te contestaremos lo antes posible.

Print Friendly, PDF & Email

Si te ha parecido interesante este artículo suscribete para recibir los proximos

No hay comentarios


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies