Comunidad de Bienes

03
Nov
2014
Categoría: Fiscal / Jurídico

Cuando varias personas se unen para iniciar una actividad económica, una de las primeras decisiones que deben tomar es la forma jurídica con la que va a desarrollar su proyecto. Sin duda, esta elección debe ser estudiada y analizada minuciosamente, con el fin de elegir la mejor opción, ya que cada opción presenta ventajas e inconvenientes respecto a las demás.

Dentro de las distintas formas jurídicas que existen, está la comunidad de bienes. En este artículo vamos a hablar de sus características más importantes, sus ventajas e inconvenientes respecto a las demás formas empresariales y sus peculiaridades.

 

¿Qué es una comunidad de bienes?

Una Comunidad de Bienes (C.B.) es un contrato por el cual la propiedad de una cosa o de un derecho pertenece a varias personas. Es una forma jurídica muy utilizada cuando dos autónomos van a emprender un proyecto empresarial en común, ya que, para su constitución no se requiere una gran inversión y su gestión es sencilla.

¿Qué características tiene la comunidad de bienes?

  • La C.B. requiere de un contrato público o privado en el que se detallan la actividad desarrollada, las aportaciones y el porcentaje de participación de cada comunero, el uso de elementos comunes y el sistema de administración.
  • En el caso en que se aporten inmuebles su constitución se realizará mediante escritura pública.
  • Es necesario un mínimo de dos socios para su constitución.
  • La responsabilidad de los socios comuneros por deudas frente a terceros es ilimitada y solidaria.
  • La Comunidad de Bienes carece de personalidad jurídica propia.
  • No se exige aportación mínima, pueden aportarse solamente bienes, pero no puede aportarse sólo dinero o solo trabajo, estos dos tienen que ir unidos.
  • La participación en los beneficios o en las pérdidas de los comuneros es proporcional a sus respectivas cuotas de participación pactadas en el contrato.
  • Ningún comunero puede recibir retribución por su trabajo.

¿Qué ventajas presenta la comunidad de bienes frente a las demás formas jurídicas?

  • Los trámites y gestiones de constitución son sencillos, rápidos y económicos
  • No se requiere de un capital legal mínimo para su constitución.
  • Esta forma jurídica es óptima para pequeñas empresas constituidas por dos o más partícipes debido a la facilidad de gestión y dirección de la misma.
  • La gestión y los trámites administrativos para la realización de su actividad son más sencillos que para otras formas jurídicas.
  • En algunos casos, puede optar entre varios sistemas fiscales del IRPF e IVA y elegir el que más le interese.

¿Y sus inconvenientes?

  • La responsabilidad de los comuneros es ilimitada y responden solidariamente con su patrimonio personal frente a las deudas de la actividad.
  • Al tributar en el Impuesto de la Renta de las Personas físicas, si en un ejercicio la comunidad obtiene pérdidas, éstas no pueden ser compensadas con los resultados positivos de ejercicios posteriores, como si ocurre en el caso del Impuesto sobre Sociedades.
  • En el caso en que la comunidad obtenga unos beneficios muy elevados, posiblemente, la tributación de dichos rendimientos sea superior al que tributaría una persona jurídica en el Impuesto sobre Sociedades.

¿Cuándo es más óptima esta forma jurídica?

Es difícil señalar en qué situaciones es recomendable constituirse como comunidad de bienes, ya que cada proyecto es único, aunque existen algunos patrones que nos pueden ayudar en esta elección.

  • Cuando sean dos o más los emprendedor que deseen participar en el proyecto.
  • Cuando los partícipes sean simultáneamente trabajadores en la empresa.
  • Cuando las necesidades de inversión del proyecto no sean muy elevadas.
  • Cuando la actividad sea poco arriesgada.
  • Cuando la empresa sea de reducida dimensión.
  • Cuando los rendimientos obtenidos por la actividad no sean muy altos.
  • En los casos en que prevea que la duración de la actividad desarrollada es determinada, ya que sus trámites de constitución y de disolución son sencillos, rápidos y económicos.

 

Puede que también te interese:

Criterios para elegir la forma jurídica de la empresa

¿Qué es un empresario individual o autónomo?

Para más información, no dudes en contactar con nosotros y te contestaremos lo antes posible.

Print Friendly, PDF & Email

Si te ha parecido interesante este artículo suscribete para recibir los proximos

2 comentarios

  1. GESTORSEGURA 9 noviembre, 2014 at 8:38 pm  /  Comment Reply

    M Asesores es fantástica la descripción de la C.B.,

    Como han comentado mucha atención en la responsabilidad hacia terceros y se recomienda para emprendedores y/o empresas de reducida dimensión. Cuando se hacen más grandes, posiblemente sea más recomendable la figura jurídica; pero lo que quería comentaros, solo es, que si te fijas, muchos notarios y registradores utilizan la figura civil, con seguridad no existe mala fé entre ellos, luego si es usada por notarios y registradores, que saben un monton, puede que no se trate de una figura la C.B., tan desprestigiada por el tema de las responsabilidades

    Gracias de nuevo

    Un saludo

    • M-asesores 12 noviembre, 2014 at 10:47 am  /  Comment Reply

      Muchas gracias GESTORSEGURA por tu aportación.
      La Comunidad de Bienes presenta ventajas e inconvenientes como las demás figuras juridicas, solo hay que analizar cual que la más idónea para cada caso. Como indicas, esta forma jurídica puede ser recomendable para emprendedores o pequeñas empresas y cuando la actividad sea poco arriesgada, aunque cada proyecto es un mundo que hay que analizar.
      Un saludo.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies